Página de inicio Tudor

David Beckham
Nacido con un propósito

De niño, David Beckham tenía un sueño. Cada vez que le preguntaban qué quería ser de mayor, él respondía siempre jugador de fútbol. Esto lo llevó pronto a convertirse en uno de los jugadores más aclamados, queridos y de mayor éxito de la historia del deporte. Dejó su marca en el fútbol moderno con tres clubes importantes y 115 partidos con la selección inglesa de fútbol, 59 de ellos como capitán: 6 títulos de Premier League inglesa, 2 copas de Major League Soccer estadounidense, 1 Liga española y 1 UEFA Champions League.

Probablemente no haya sido el máximo goleador, ni el jugador más rápido, pero tenía un estilo único, preciso y espectacular. Un estilo de pases perfectos, extraordinarios tiros a puerta y una precisión suprema, determinante en el terreno de juego. La película Quiero ser como Beckham lo dice todo sobre su estilo de juego. David Beckham hizo realidad su sueño de la infancia atreviéndose a llegar hasta el final.

REIVINDICA LO CLÁSICO

David Beckham lleva el Black Bay Chrono en acero, el cronógrafo deportivo con subcontadores en contraste, así como el Black Bay Bronze, un reloj de submarinismo de 43 mm inspirado en la historia de la marca. Lleva también el TUDOR Royal; la máxima representación de la versatilidad, la elegancia y la deportividad con su brazalete integrado, bisel con muescas y movimiento automático.

DESAFIANDO LOS LÍMITES

Más allá de la filantropía y el fútbol, David Beckham ha elevado su estatus a mucho más que un jugador legendario. Se ha establecido como icono mundial de estilo afrontando el miedo a lo que viene después de una carrera deportiva y construyendo su ambición. Un icono de nuestro tiempo dentro y fuera del campo. El modelo, actor y ahora propietario del Inter Miami CF, tiene cientos de millones de seguidores por todo el mundo.

REINVENTÁNDOSE A SÍ MISMO CONSTANTEMENTE

David Beckham es uno de los jugadores más tenaces de la historia del fútbol. Nunca daba nada por hecho, incluso lesionado, o a préstamo en otro equipo, entrenaba más duro que la mayoría. Como jugador, se reinventó a sí mismo en cada partido.

Incluso retirado del deporte profesional, sigue inspirando a generaciones. Sus actividades filantrópicas se centran en la protección y el bienestar infantil en el mundo. Embajador de Buena Voluntad UNICEF desde tiempo atrás y comprometido en la lucha contra la malaria, dedica su energía y tiempo a la salud y la educación de los niños en África.

A David Beckham le gusta llevar

Selección de modelos